PRUEBAN LA TRANSMISIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA SIN CABLES Y DE LARGO ALCANCE

El transporte de energía eléctrica ha sido desde su comienzo a base de postes, torres y cableado, por calles y avenidas, carreteras y montañas, algo puramente manual y ortodoxo, lo que conlleva un impacto negativo en el medio ambiente, en la fauna y flora, así como también en la seguridad y salud de las personas, además de que puede llegar a ser un tipo de contaminación visual con la inmensa cantidad de cables que cuelgan por las calles de diferentes ciudades, y en lo que refiere a las empresas un gran gasto en instalación al transportarlas a largas distancias, además de la perdida de eficiencia. Debido a ello se está buscando nuevas formas de transporte, sin perder eficiencia y con el menor impacto negativo en el ambiente, siendo una muy prometedora forma la “inalámbrica”, esta idea no es del todo nueva fue patentada por el inventor e ingeniero Nikola Tesla en 1890 con su “bobina de Tesla” demostrando que podía alimentar bombillas a más de 3 kilómetros de distancia de forma inalámbrica, pero que lamentablemente al morir su inventor, quedó en el olvido.

Actualmente la empresa neozelandés Emrod está incursionando en transmitir la energía de forma inalámbrica a largo alcance. La empresa, con sede en Nueva Zelanda, ha desarrollado un método de transmisión de energía eléctrica segura e inalámbrica por largas distancias sin el uso de cable de cobre. De momento solo han podido entregar unos pocos kilovatios de potencia, los cuales han sido suficientes para cargar las baterías de dispositivos electrónicos, como celulares. Pero con su más reciente avance, así como su asociación con el segundo mayor distribuidor de electricidad y gas de Nueva Zelanda, se espera que en un futuro se logren transmitir elevadas cantidades de electricidad a grandes distancias, las cuales podrían ser capaces de alimentar hogares, plataformas en altamar o viviendas ubicadas en lugares remotos, sin la necesidad de la infraestructura tradicional a base de cableado y sistemas de soporte. 

¿Cómo funciona este sistema de transmisión de energía inalámbrica? El sistema consta de dos antenas; una antena transmisora y una antena receptora capaz de convertir la energía de las microondas en electricidad, utilizando haces en la banda ISM (industrial, científica y médica) con frecuencias dentro del WiFi y Bluetooth. La energía se transmite entre dos puntos, sin generación de radiación alrededor del haz, como ocurre con la transmisión de electricidad por cables de alta tensión. Además, cuenta con un sistema que garantiza la seguridad de objetos que puedan circular cerca del rayo de trasmisión, como pájaros o aeronaves. Este tipo de tecnologías suponen un beneficio potencial para la salud y para el medio ambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: